Cómo cuidar los pies en verano es un tema recurrente con el que muchos pacientes acuden a nosotros todos los años. Varios son los problemas que surgen en los pies y se pueden prevenir: esguinces, fascitis plantar, metatarsálgias o tendinopatías, etc..

Cuando llega el buen tiempo nos animamos a realizar actividad física al aire libre. Cambiamos a un calzado más abierto, sin la protección habitual del calcetín y más en el caso de las mujeres, que también se cambia de altura de zapato. Esto conlleva un cambio en el gesto de la marcha en la que nuestros pies necesitan un periodo de adaptación, que rara vez se respeta. Además, los roces, el incremento del sudor, etc. pueden crear abrasiones que hacen que pisemos de forma incorrecta.

Por eso desde Asemar Fisioterapia os recomendamos:

  1. Mantener una higiene diaria. Mejor si es con jabón de ph neutro. Secar bien, especialmente entre los dedos. Así evitaremos la aparición de hongos.
  2. No comprar siempre las sandalias más bonitas, sino las más cómodas.
  3. Las chanclas no sirven para salir a caminar. En poco tiempo podrá desarrollar una tendinopatía. Se recomienda utilizar calzado confortable, con 2 o 3 cm de tacón, de material transpirable y que agarre el pie evitando el “chancleteo”.
  4. Si aparece una ampolla o abrasión, evitar infecciones y utilizar apósitos tipo Compeed.
  5. Si se le hinchan los pies, realizar baños de agua fría al final del día y echar crema hidratante masajeando suavemente desde la punta de los pies hacia el talón.
  6. Es aconsejable comenzar a realizar actividad física de forma progresiva y moderada.
  7. En caso de que aparezcan dolores locales acudir a nuestro centro Asemar para pedir consejo, donde se podrá valorar ecográficamente si hay lesión y le podremos aconsejar si debe limitar la actividad o realizar tratamiento.