Muchas veces, la terapia activa es el incordio de una rehabilitación. No obstante, en numerosas ocasiones los ejercicios para fortalecer una articulación, una región amplia del cuerpo o un tejido que ha estado lesionado son imprescindibles para la recuperación total del paciente.